Como no todos somos iguales, no podemos pretender que todas las personas se sientan cómodas con la misma silla, por eso la silla de oficina “universal” debería ser adaptable.